Jul 25, 2007

De tranchos y celulares

Hace unos días se aprobó la nueva ley de tránsito del Distrito Federal y con ella se han aprobado todo tipo de mordidasque antes hubiera sido ridículo tener que sobornar a un oficial por causa de alguna de las nuevas infracciones. La más comentada entre la ciudadanía es la de hablar por teléfono celular mientras se está al volante. Por ello es que, como todo ciudadano responsable ya porto mi manos libres, por lo que ahora es más fácil engañar a la autoridad si te cachan "hablando solo", uno bien podríadecir que estaba recitando un poema de Rubén Darío o que estaba cantando la de 5 minutos de RBD.

Al salir de la oficina hoy recibí una llamada de Mi Novia mientras circulaba por Periférico-Reforma, conversación que se alargó hasta que llegué a mi casa (vivo en un cuarto en una casa de una señora que renta cuartos) y mientras subía la escalara sumido un profundo soliloquiola señora dueña de la casa, Mary, de como 95 años de edad, sube hasta mi habitación para interrogarme que con quien había llegado, que con quien estaba hablando, y ya le expliqué que era una sencilla y simple llamada telefónica, que no estaba poseído, ni veía al espíritu de su marido que todavía ronda la casa.

Recuerdo que hace unos meses cuando empezaba a escribir en este blog agradecí al señor Benjie Franklin por habernos echo un parote con eso de laluz eléctrica, así como al otro guey, el Edisson, el que pasó la electricidad por un papalote hasta el foco. Bueno, esta vez me puse a reflexionarsobre la tecnología. Realmente creo ser afortunado al vivir en esta época donde todo es digital y transportable. Llevas tu vida en un teléfono y una cartera.En tu cartera está tu identidad, tus datos legales y fiscales. Los documentos que avalan que existes, por así decirlo. En tu teléfono, por otrolado, llevas tu vida social y familiar. Cientos de teléfonos de amigos, de tu familia, de tus tíos, abuelos, primos, conocidos, una que otra chica sexy(de preferencia que sea Texanita), compas de la chamba, de la secundaria, de la carrera, maestros, clientes, proveedores, jefes, compañeros de trabajo, el del cine, el de las pizzas, el del sushi, el de los taxis, eso sin contar las demás (#1ng@63r@2 que uno puede tener en ese aparatito portátil.

Fotos de la novia, los amigos, las fiestas,el tráfico, imágenes de star wars, Los Simpson, El Hombre Araña, Superman y los Transformers, asi como de Alizee y una que otra artistilla de buen ver.

Canciones para amenizar tu celular y que siempre suene a tu ritmo, ya sea con una canción de las ardillitas, de Daft Punk o el Polivoz en una de sus múltiplescaracterizaciones. En fin, aparte ya hay con agendas, computadora, e-mail, video cámara, y no se cuánta cosa más.

Y pienso al tiempo que organizo las canciones para mi iPod... que bonito es esto de la tecnología.

En vez de iPods y música en los celulares antes tenían que llevar su musica en tocadiscos, de esos deacetato negros grandotes. Ya hasta los CD's a veces son "muy grandes". Antes no podrías tener la computadora en tus piernas mientras escribías, hubiera causado daños irreversibles a tu fisiología. Ahora con la comodidad de la latop puedes estar donde quieras donde sea. De los teléfonos, mejor ni hablamos.

Bueno sí. Antes para localizarte uno tenía que llamar al restaurant donde estuvieras cenando y que te vocearan, eso sí, sólamente podías hacer llamadas si erauna emergencia, claro, si no ni el oso que hiciste cuando te vocearon. Antes, en vez de guardar los teléfonos de tus "contactos" en tu cel, tenías que apuntar los números en tu agenda. Muchas personas tenían su libretita, hasta había unas que venían separadas por letras para que le escribieras ahi, el problema era saber si lo anotaste en la A de Alejandro o en la C de Ceballos.

El inconveniente de tener todo eso en el cel es que si te lo roban, lo pierdes por andar de pedote o simplemente se lo lleva pifas, te quedarías sin la mitad de tu vida.

Ya si también te roban la cartera vete a hacer una limpia.

En fin, creo que el punto ha quedado establecido, estoy contento de poder disfrutar las maravillas del siglo XXI. No, no Chichen ni el Taj-Majal. Bueno esas también.

**Alito Von V.