May 23, 2007

Destino o Casualidad

Como la mayoría de ustedes sabrá, soy un cinéfilo con gustos un tanto excéntricos ya que no soy apasionado de un género en específico sino que soy atraido a una película por alguna de sus características. Generalmente he hablado de películas en su mayoría de Ciencia-Ficción, sin embargo hoy quisiera platicar de la que tal vez sea mi película de amor favorita: Serendipity.

Serendipity (Señales de Amor, 2001, Peter Chelsom) podría ser sin duda, la cinta perfecta para ver en una primera cita con esa chica con la que quieres quedar bien, sin embargo, es una cinta excelente para ver en soledad y tirar un par de lágrimas sin que tus amigos te molesten, incluso puede servir como un reafirmante en una relación que lleve ya algún tiempo.

Como dato cultural, déjenme comentar que Serendipity es el fenómeno mediante el cual alguien descubre algo de una manera afortunada mientras se estaba buscando otra cosa totalmente distinta. Un caso muy famoso de Serendipitismo sería el caso del químico Albert Hoffman, quien descubrió accidentalmente la dietilamida de ácido lisérgico (LSD) mientras estudiaba en posibles usos para el cornezuelo del centeno intentando descubrir un medicamento para pacientes con problemas cardiacos. Otro Serendipity sería el que le ocurrió al navegante Cristobal Colón, cuando llegó al nuevo continente mientras intentaba descubrir una ruta de comercio hacia la India.

Ahora sí, como el burro que tocó la flauta.

Ya en contexto, podemos ahondar más en la producción que hoy nos atañe. Serendipity comienza en la tienda departamental Bloomingdale's en Nueva York, con una espectacular toma que sigue la trayectoria de un par de guantes negros, desde la bodega, pasando por varios departamentos, hasta que son colocados en su mostrador, lo que sirve como un excelente pretexto para que Sarah (Kate Beckinsale) y Jonathan (John Cusack) se conozcan, ya que Sara agarra un guante y John el otro. Qué romántica manera de conocer al amor de tu vida, el día de barata en un centro comercial inundado de gente, por una simple casualidad, los dos querían un par de guantes negros.

Después de decidir quien se quedaría con el par, deciden ir a patinar y luego a tomar un café a una deliciosa pastelería en el centro de Nueva York de nombre Serendipity. Por cierto, cabe mencionar que dicho comercio existe en la vida real, lo malo esque después del filme de Chelsom, hay que esperar alrededor de dos horas para poder entrar. Total, después de una muy trivial plática, John le pide su número a Sarah sólo para que ella se lo niegue. Ella es una fiel creyente del destino, y si realmente están hechos el uno para el otro, el destino los volverá a juntar. Sarah le pide a John que escriba su teléfono y su nombre en un billete de cinco dólares, con los cuales se compró unas mentas y le prometió que al día siguiente escribiría su nombre y su teléfono en un ejemplar de "El amor en los tiempos del cólera", de Gabriel García Márquez, y que lo vendería como usado al día siguiente. Y así se despidieron.

Corte A. 10 años después, Jonathan sigue en eNueva York, sólo que ahora está arreglando los preparativos de su boda mientras que Sarah, en San Francisco, se acaba de comprometer con Lars, una especie de flautista New Age absesionado con los Vikingos. El resto de la cinta es casi predecible, pero no por eso deja de ser atrapante. Llena de casis y ya meros, fortuitas coincidencias, descabellados semi-encuentros e inverosímiles casualidades, podemos ver como los protagonistas están seguros que aquella persona que conocieron en el centro comercial era su alma gemela, y harán lo que sea para encontrarse nuevamente.

John Cusack no es por mucho uno de mis actores favoritos, sin embargo coincide que sea un actor principal en tres de mis películas favoritas, además de Señales de Amor, Con-Air(Simon West, 1997 <> ) y Being John Malkovich (Spike Jonze, 1999). Por otro lado tenemos a la sexy enfermera de Pearl Harbor, Kate Beckinsale, quien logra unir en su actuación la dulzura, la inseguridad y la pasión de una niña de secundaria, con la seguridad y la belleza de una doctora con ascendencia británica. Desde que vi Serendipity no me importa lo que Kate haga, ya sea una vampiresa, una cazadora de monstruos o una excéntrica celebridad de los años 30, no hay nada que pueda quitarme la imagen de la hermosa Sarah Thomas. La cinta también cuenta con la participación de Eugene Levy, un vendedor de Bloomingdale's (con la sangre más pesada que un yunque) que le ayuda a Jonathan a rastrear a Sarita y Bridget Moynahan, conocida por su participación en Coyote Ugly y algunos episodios de Sex & the City (Bushnell & Green, 1998-2004).

Así, a pesar de un guión muy predecible, Serendipity es una bonita historia de amor ingeniosamente escrita y excelentemente actuada. Después de ver esta película te quedarás pensando en que si el amor realemnte existe, debe estar ahí afuera esperando un golpe milagroso del destino. O de la casualidad? No se, pero yo les puedo decir que el amor sí existe y es más grande que cualquier barrera inventada por el hombre o por Dios mismo. Qué pinche cursi.

**Alito, enamorado del amor

6 comments:

Prófuga Metatera said...

Yo la he visto en cachitos. Me gusta bastante.

Necia said...

jajaja, lo que mas me gusta de la pelìcula es el video delnovio, cuando està tocando la flauta como si fuera un mesìas y todo mundo se le acerca, es brutal!!!!
creo que en efecto es predecible y aunque me parece un poco sosa porque no pasan cosas emocionantes, al final el asunto del "meant to be" es lo más atractivo, por eso la ves completa, porque el inicio y fin son cautivantes. Y suspiras.

Paxton Hernandez said...

Pues este buen post ya confirma lo que me sospechaba: que esta comedia romántica ya se ganó su lugar como cinta de culto.

Desafortunadamente, no la he visto = (. Pero espero hacerlo.

Y pues esos de la pastelería deberían para siempre estar agradecidos con los realizadores de Serendipity

---------------------------

Cómo ya sabes no tomo, pero ha de ser bien chingón ponerte hasta las chanclas a ritmo de Piano man. Más de acuerdo, no puedo estar, ES un rolón.

Alito said...

Necia: Ja ja ja, ese video está chido, me gsuta la parte que sale un viejito y uno de ellos dice que se parece a Sir Alec Guiness en su papel de Obi-Wan Kenobi.

Prófuga: Deberías de verla completa.

Mr. Pax: Realmente crees que debe ser considerada como culto?

Paxton Hernandez said...

Pues esa pastelería que siempre está hasta la madre, ¿es un buen síntoma, no? jajaja

---------------------------

y qué onda con tu nick. Alito es diminutivo de Lalito? o qué pex?

Maquiavélica said...

esa movie no me gusta¡¡¡¡¡¡¡me fascina jajaaa me gusto leer q no soy la ùnica¡¡pero asi como dice Paxton para ser de culto no¡¡¡¡¡¡esta loco Paxton
jajaa
besitos maquiavelicos y cursis