Apr 30, 2007

3

Corría el mes de enero del año 2004, después de un semestre de receso que la universidad me concediera para ampliar mi experiencia laboral llegaba a Cholula con ánimos de fiesta y cotorreo. Después de un par de llamadas le avisé a mi amigo mejor conocido como El Dios de Ébano de una fiesta en la casa que en aquel entonces compartieran Stef y Raúl, pues se rumoraba que iba a haber un partyson de aquellos...

Llegamos a la fiesta y sí, se veía que iba a estar bien... Pocos amigos, algunos conocidos y muchos que nunca había visto... Qué más da, sólo vengo a abusar del alcohol y el ambiente... Qué tenía de diferente ese día, esa fiesta, que no hubiera habido en las demás... Cómo iba a saber yo que ese día iba a cambiar mi vida para siempre?

Después de un rato de estar en el lugar y cuando la fiesta se empezaba a hacer un poco tediosa entraron por la puerta 3 estudiantes de intercambio... -Ya viste güey? Están re bien! A huevo, ya hacían falta las wearevers, dijo el otro... Cuánto a que les hablo? Pues vas...

+

Disculpa, tienes encendedor? Ah, no fuman, perdón... Tabaco tampoco? Ah bueno... Yo soy Alejandro mucho gusto, y ustedes son? -Rebecca... - Brandy... -Maria... Mucho gusto, pues ya saben, si necesitan cualquier cosa por acá estaremos. Después de un rato y de bailar con la más alta de ellas y cuando la fiesta comenzaba a morir, me ofrecí a darles un ride al Ray Lindley, mi antigua casa de la cual ahora estaba vetado. Yo creo que era por que ostentaba un extraño bigote que se negaron a que las llevara, pero pues pensé, ellas se lo pierden...

Y así fue... Sin embargo a pesar de que creí que no las volvería a ver, hay que tomar en cuenta que Cholula es muy pequeño y yo me movía en esos terrenos como si fuera el mismísimo Tuxpan y fue por casualidad o por que el destino tiene maneras muy extrañas, pero a cada fiesta que iba y a cada antro al que salía me volvía a encontrar a las amigas extranjeras. De Brandy no se que habrá sido, pero Rebecca y Maria entraban y salían de mi vida. Las veía un día, las dejaba de ver una semana, y luego nos volvíamos a encontrar tanto que nos hicimos muy buenos amigos y en vez de encontrarnos casualmente optamos por quedarnos de ver en algún lugar, y las salidas fueron más frecuentes...

Ya más entrados en confianza y amistad, el ébano y su carnal El Víctor, invitaron a las güeras a Veracruz... Realmente no me acuerdo por qué razón no pude ir, sin embargo los alcancé al día siguiente junto con mi hermana allá en el Puerto... Tristemente mis amigos se tenían que ir al concierto de YES a México y me dejaron la responsabilidad de que nuestras nuevas amigas la pasaran re bien... Y asi fue...

Después de ir al paseo y luego de una muy buena fiesta con personalidades del ámbito tuxpeño que por azares del destino nos encontramos allá y de conocer San Juán de Ulúa por séptima ocasión, regresamos en mi nave hasta La Legendaria Cholula, pero María se sentía mal y tenía que entregar un trabajo al día siguiente en la escuela... Le ofrecí que se quedara en mi casa por cualquier cosa y ahí le ayudé con su trabajo mismo que imprimos ahí... Como el caballero que soy le ofrecí mi cama y yo me fui a dormir a la sala... Tenía tantas ganas de ir hasta el cuarto y besarla, pero no... Yo le ofrecí que iba a estar tranquila y segura. Sólo podía pensar en ella en la alberca del hotel en su traje de baño rojo... y en su sonrisa... y en ese acento al hablar español que me volvía loco... Pero quién soy yo para aspirar a estar al lado de un ángel como ella.

Después me enteré que iba a ser el cumpleaños de Rebecca, así que me organicé con Maria y Ebanin para organizarle unas carnes asadas a en mi casa con unos amigos el 28 de marzo, algo tranquilo pero pasamos un muy buen rato... Recuerdo que le quedé a deber a Maria una lana, pero se la pagué hasta por ahí de abril, ya que se iba a ir a Guanajuato con un grupo de extranjeras...

Pasó el tiempo, llegaron los examenes, nos dejamos de ver y el tiempo de su estancia en México se hacía más corta... Por eso no me gustaba hacer amistades con los extranjeros... ellos se van a sus países de primer mundo pero uno se queda aquí en la vieja Cholula...

El 30 de abril Ebano organizó una fiesta de despedida para ambas... Lo malo esque ese mismo día yo había ayudado a organizar una fiesta con mucha banda de la generación... Pero yo quería ir con las gringas y eso hice... Después de estar en esta party nos fuimos a la otra, que me hicieron caras largas por llegar tan tarde, pero pues no me importa... Cada minuto con ellas, con ella, era muy valioso... Obviamente las llevamos a la fiesta para seguir el cotorreo. Que nunca termine. Ese día, en esa fiesta, con una suave canción que mi memoria se ha encargado de borrar, abrazado a ella, bailando con un compás lento lleno de melancolía, me di cuenta que no quería estar con nadie más que con ella... Pero qué tal si ella no piensa igual? Quien soy yo para merecerla?

La fiesta se acabó, pero no el cotorreo, ya que nos fuimos todos al antro... Maria me acompañó a la casa para cambiarme de ropa, ella venía en el asiento trasero y yo ponía más atención en el brillo de sus ojos en mi retrovisor que en el camino. Qué ojos tan hermosos... si no tuviera que irse me casaría con ella.

Llegamos al antro y un borrachín con aire de rockstar la empezó a molestar, tratando de ligarse a esa gringuita... Me daba rabia tanta impertinencia etílica que decidí sacarla a bailar, con tal de alejarla de esos aullidos... Bailamos. Nos miramos. Bailamos. Nos besamos. Nos besamos. La multitud disminuyó. Beso tras beso se nos fue la noche. Beso tras beso nos amaneció. Nos amaneció el 1° de mayo. El 1° de mayo nos hicimos novios. Hace 3 años de ese día. 3.

Estos 3 años junto a ti han sido de los más felices de mi vida. Tristemente la vida nos ha puesto a prueba en estos momentos. Difícil es cumplir 3 años de ser novio de la persona a la que más quieres y no poderlo compartir. Pero mi corazón está allá. Contigo. Te amo baby. Felices 3.

**Alito, de esos amantes a la antigua...

3 comments:

Carlos Reyes said...

No te conocia el lado romantico jeje, que historia tan padre, me recuerda a la peli Año Uña de Jonas Cuaron que pronto se estrena... creo jejeje...

Pues que buena onda... el tercer aniversario... ke mala onda ke yo nunca he podido celebrar un tercer aniversario.... pero ya llegara el dia...

Saludos!

Paxton Hernandez said...

En parte me puedo relacionar bastante con lo que aquí cuentas en el último párrafo. Yo no he visto a mi chava desde ¡diciembre!, ella es la que está en intercambio académico y regresa hasta la primera semana de agosto. D-I-A-N-T-R-E-S.

Las esperas son torturantes, en serio.

Pojo said...

Y me constan muchas cosas hehe. Felicidades a los enamorados!